Un Librepensador

Vive y deja vivir en libertad, igualdad y fraternidad.

 

La Rentabilidad del Miedo a la Muerte 



El ser humano, debido a la serie de vicisitudes por la cuales a tenido que pasar a lo largo del tiempo, ha llegado a desarrollar una capacidad de supervivencia insólita. La evolución ha llegado a dotarle de un cerebro capaz de modelizar situaciones futuras, de tal suerte que establece una linea temporal su universo y la utiliza para prevenir en lo posible desastres venideros.

De esta manera, el hombre primitivo era capaz de visualizar la situación posible de un tigre dientes de sable atacándole a él o a su tribu, y tener en cuenta la posibilidad de que subiéndose a un alto, adentrándose en una cueva o preparando lanzas para combatirlo, tendrían él y los suyos mas posibilidades de sobrevivir.

Este miedo a morir es la pura evolución del cerebro humano. De él hemos adquirido nuestra ingeniería y arquitectura. Nos ha servido para perpetuarnos como especie. Pero esta cualidad, tiene un efecto secundario indeseado. Este miedo a morir produce angustia. La conocida angustia vital.

El funcionamiento de la mente humana como mecanismo futuro-temporal, hace que nos adentremos en la modelización que produce. De hecho, formamos nuestro universo interior a partir de nuestros limitados sensores acústicos, ópticos, táctiles y químicos, o sea, oido, vista, tacto y gusto-olfato. A lo que me estoy refiriendo es que sustituimos nuestra construcción interior del contorno por lo que pudiera ser realmente el universo. Si nos paramos a pensar esto, nos daremos cuenta de que nadie realmente sabe lo que es la realidad. Una de las frases de Matrix, se refiere explícitamente a esto: "¿Qué es real? ¿Cómo defines lo real? Si estás hablando de lo que puedes sentir, lo que puedes oler, lo que puedes saborear y ver, entonces lo real son simplemente señales eléctricas interpretadas por tu cerebro." dice Morfeo. Lo principal y único, que es el hecho de estar vivo y percibirlo, lo dejamos pasar por alto.

Llegado este punto, si tenemos en cuenta que todo este proceso es inmaterial y es llevado a cabo por algo indefinible denominado consciencia, alma, espíritu, mente o como queramos, al final resulta que nos somos nada. Y esa frase no es mía. Esto nos lleva a otro efecto secundario: estamos preparados para funcionar teniendo como premisa una línea temporal imaginaria sin fin, con lo que llegamos a creer en ello, es decir, en nuestra eternidad y en la inmortalidad del alma. Pero: ¿ Que ventaja tiene para algunos este funcionamiento de la mente ?. Es obvio, preguntadselo al negocio de las religiones. Dado que saben que la gente tiene miedo a morir, que su cerebro cree que es inmortal y que la gente contruye su propia realidad a su medida, no es dificil conseguir adeptos. "Prometemos vida eterna", "Si me sigues te salvarás", "No hagas lo que te apetece". Básicamente, todos te venden el mismo producto. Es la única manera por la que puede entender la polémica que recientemente se ha desatado entre el Islám y Ratzinger por sus declaraciones malinterpretadas; no es más que pura competencia mercantil. La antigua corporación de la inquisición con sede en Roma no quiere perder su cartera de clientes a favor del nuevo holding irracional con sede en el Oriente Medio.

Y la clientela se parece a los del chiste:

Van dos tontos por la calle y uno le pregunta al otro:
- ¿ Que prefieres, susto o muerte ?
A lo que responde el otro:
- Umm, no se, puessss, !Susto!.
A lo que el primero, se le pone delante con cara de asesino y le suelta un grito feroz:
- AAAAARRGGGG!!!
- Hala !! Que susto. - Dice el otro.
- Pues haberte pedido muerte, ah ...

Pues eso. Tanta sinrazón tienen los que dicen que o te conviertes o vas al infierno como los que dicen que o te conviertes o vas al infierno.

Lamento comunicaros que no existe el infierno, si acaso está dentro de vosotros, no hay mas que veros la cara, chavales.

Recordais con vuestra actitud al guerrero de esta vieja historia del budismo zen:

Un guerrero, un samurai, fue a ver al Maestro Zen Hakuin y le preguntó: “¿Existe el infierno? ¿Existe el cielo? ¿Dónde están las puertas que llevan a ellos? ¿Por dónde puedo entrar?”.

Era un guerrero sencillo. Los guerreros siempre son sencillos, sin astucia en sus mentes, sin matemáticas. Sólo conocen dos cosas: la vida y la muerte. El no había venido a aprender ninguna doctrina; sólo quería saber dónde estaban las puertas, para poder evitar la del infierno y entrar en el cielo. Hakuin le respondió de un amanera que sólo un guerrero podía haber entendido.

“¿Quién eres?”, le preguntó Hakuin.

“Soy un samurai”, le respondió el guerrero. En Japón, ser un samurai es algo que da mucho prestigio. Quiere decir que se es un guerrero perfecto, un hombre que no dudaría un segundo en arriesgar su vida. “Soy un samurai, un jefe de samuráis. Hasta el Emperador mismo me respeta”, dijo.

Hakuin se rió y contesto: “¿Un samurai, tú? Pareces un mendigo”.

El orgullo del samurai se sintió herido y olvidó para qué había venido. Saco su espada y ya estaba a punto de matar a Hakuin cuando éste le dijo: “Esta es la puerta del infierno. Esta espada, esta ira, este ego, te abren la puerta”.

Esto es lo que un guerrero puede comprender. Inmediatamente el samurai entendió. Puso de nuevo la espada en su cinto y Hakuin dijo: Aquí se abren las puertas del cielo”.

El cielo y el infierno están dentro de ti. Ambas puertas están dentro de ti. Cuando te comportas de forma inconsciente, estás a las puertas del infierno; cuando estás alerta y consciente estas en las puertas del cielo.

La mente es el cielo, la mente es el infierno y la mente tiene la capacidad de convertirse en uno de ellos. Pero la gente sigue pensando que existe en alguna parte, fuera de ellos mismos… El cielo y el infierno no están al final de la vida, están aquí y ahora. A cada momento las puertas se abren…en un segundo se puede ir del infierno al cielo, del cielo al infierno.

Me costó mucho ser libre de las consecuencias del miedo a la muerte, como para que estos retrógrados lleguen a minar un solo ápice mi libertad ideológica.

1 comentarios:
Bonito y clarificante texto.

¡¡Gracias!!

envíado por Anonymous hoysi el 25 septiembre, 2006 13:45  Enlace a este comentario.
 
Envíanos tu comentario.
Volver a la página inicial